jueves, 15 de mayo de 2014

Tengo ganas de ti.

Querida Gin, Tónic. Es el momento de escrirte lo que nunca fui capaz de decirte, aunque sea tarde... De escrir lo que ha sucedido en una carta que no te voy a mandar, que no vas a recibir nunca. Que, como tu me enseñaste, en cuanto acabe de escribirla la quemaré... Mis sentimientos se pondrán a arder, y así el dolor... ¿Cómo era? ¿Cómo decías tú? Ahhh ya... Así el dolor no se te queda tan dentro. Esta vez solo quiero ser claro, sería un imbécil si no gritara que me he equivocado... Contigo... Que la he cagado, pero bien... Desde el principio... Que he intentado avanzar sin apartar antes las cosas que me lo impedían. Agarrado al pasado, mirándo para atrás, queriendo olvidar pero sin parar de recordar. Puff... Qué locura, Gin... Empeñado en quedarme ahí... En medio de un lado y del otro... Sin perdonar... Sin perdonarme... Sin avanzar... ¿Dónde está el secreto del futuro Gin? Puede que esté en fijarse bien... Y en avanzar... Mirar más cerca... Más. Tan cerca que lo borroso se vuelve nítido, se vuelve claro... ¡Claro! Hay cosas que pasaron antes, mucho antes. No quiero esperar milagros, solo que las cosas pasen. Sí... No... Sí... No... Sí... No... Y ahora lo tendría claro, pero ahora ya no depende de mí, sino de tí. Te quiero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada